domingo, 8 de julio de 2012

Inseguridad Garantizada


Editorial dedicada a cuestionar la estrategia del combate al crimen organizado en México: ¿Es adecuada o no?


Inseguridad garantizada

NTRzacatecas.com
René Fernando Lara Cervantes
Martes 15 de mayo de 2012
________________________________________

A escaso tiempo de que finalice el sexenio de Felipe Calderón, la violencia busca cerrar con broche de oro; a lo largo de este mes de mayo la nación se ha visto asediada por hechos violentos. Reportajes de La Jornada (Nacional) contabilizan en este mes 18 muertos por enfrentamientos en Zacatecas y Sinaloa; 23 en Nuevo Laredo, Tamaulipas, y 49 en Cadereyta, Nuevo León, todas las muertes relacionadas con actividades del crimen organizado.

La brutal violencia no es exclusiva de México, en octubre de 2011, Economist Intelligence Unit (EIU) mostró que en México se cometieron 18.1 homicidios por cada 100 mil habitantes en 2010; mientras que en países centroamericanos como Honduras y El Salvador, la cifra fue de 82.1 y 66, respectivamente, por el mismo número de habitantes. Se estima que 25 por ciento de los homicidios perpetrados en América están relacionados con el crimen organizado y sus actividades, motivados principalmente por venganzas y ajustes de cuentas, sugiriendo que los gobiernos han perdido el control del crimen y de sus propias fuerzas armadas; principalmente por la existencia de grupos paramilitares.

Desde hace años, México ha sufrido por la violencia –intensa y espeluznante– derivada de la lucha por el control de actividades ilícitas, por grupos criminales. La búsqueda del control de las rutas de contrabando, las redes de corrupción, la economía informal y la extorsión transformó a muchas ciudades mexicanas en escenarios de balaceras y asesinatos. A pesar del incremento de agentes de la Policía Federal (PF) y elementos del Ejército Mexicano, la supresión de la violencia está lejos de lograrse; mientras, los muertos aumentan y la paciencia de los mexicanos disminuye.

Imposible defender lo indefendible. El gobierno mexicano arguye que su estrategia es la correcta y busca justificar tal aseveración con la captura o la muerte de grandes capos como ha sido el caso de Arturo Beltrán Leyva o Ignacio Coronel. Pero, cómo hablar de una estrategia exitosa cuando entre 2007 y 2010, según datos reportados por Latin American Initiative, en su análisis titulado Calderon´s Caldron, se incrementaron en 95 por ciento los homicidios, el secuestro en 188 por ciento, la extorsión en 100 por ciento y el robo agravado en 42 por ciento; con altas probabilidades de que la tendencia se mantenga, por lo que no es una gran sorpresa que 70 por ciento de los mexicanos perciba un aumento en la violencia respecto al año 2010, de acuerdo con una encuesta realizada por la UNAM en 2011.

El mismo estudio destaca que la eliminación de los líderes de grupos criminales como panacea para erradicar la violencia es errónea, ya que éstos son reemplazados por alguien con menor experiencia en administración y negociación; mostrando mayor brutalidad en sus acciones con el fin de demostrar su capacidad y poder generando así un alza en la violencia. El gobierno federal defiende su postura, argumenta que hay países aún más violentos que México y que los enfrentamientos normalmente se dan entre los mismos narcos y las autoridades, mal de muchos consuelo de tontos, ¿que acaso no es obligación del gobierno garantizar la seguridad pública de los ciudadanos? Además una vez que los cuerpos de los enfrentamientos empiezan a aparecer, la ciudadanía se traumatiza y su capacidad de organización se reduce considerablemente. Los esfuerzos del gobierno federal se sintetizan en la expansión de la violencia a otras áreas de México, donde regiones que tenían menores niveles de violencia, como lo eran San Luis Potosí y Zacatecas, han registrado un incremento considerable.

Por otro lado, de poco sirve tener infestadas las calles de policías y soldados si no hay una política de desarrollo social incluyente, que funcione como política preventiva y dote de oportunidades a cada uno de los mexicanos, esto es de vital importancia y converge con la tesis de la ONU que describe cómo países con menor desigualdad muestran menores niveles de violencia, al mismo tiempo que una reducción en la violencia se asocia a mayores niveles de crecimiento económico.

Los resultados pueden parecer absurdos para muchos, pero quizá para otros tantos todo vaya según lo planeado. La Jornada (Nacional) la explicación del lingüista y filósofo Noam Chomsky, sobre las consecuencias de la estrategia de seguridad, las cuales considera son intencionales. A mayor dependencia de Washington en la lucha contra el crimen organizado y el narcotráfico, más trágico será el desenlace. El intelectual describe cómo campesinos colombianos han visto sus campos destrozados por el envenenamiento de sus cosechas a raíz de la fumigación antidrogas, lo que beneficia a grandes intereses agrarios y destruye el sustento de pequeños productores, los cuales son víctimas de la política antinarcóticos de los Estados Unidos y de las élites dominantes en la región que apoyan. Además, la polarización provocada por la violencia anula los esfuerzos económicos autónomos de diversas comunidades de las regiones en cuestión y así sólo beneficia a los poderosos, sin mitigar en lo más mínimo el tráfico de drogas. Chomsky explica que Estados Unidos es el problema, porque representa la demanda de narcóticos y la oferta de armamento, aunado al hecho de que a través del lavado de dinero o directamente a través de la venta de equipo bélico se inyecta liquidez al sistema financiero, todo a costillas del sufrimiento de América Latina, México incluido.

La estrategia de seguridad de este último sexenio se adapta muy bien a los mecanismos descritos por Chomsky; y las estadísticas reportadas por la prensa y diversos estudios destacan el involucramiento de los Estados Unidos a través del Plan Mérida en el combate al crimen organizado provocando las consecuencias ya descritas. Los ciudadanos perdemos, y quién gana, no lo sabemos. Hasta el próximo martes.

Aquí la liga al artículo:
http://ntrzacatecas.com/2012/05/15/inseguridad-garantizada/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada