martes, 25 de octubre de 2011

Economía del crimen organizado


¿Alguna vez se han preguntado porque los narcos actúan como lo hacen? En esta colaboración presento una breve síntesis de cuáles son los motivos de la violencia y los enfrentamientos entre grupos criminales.


Economía del crimen organizado: la guerra de los narcos

NTRzacatecas.com
René Fernando Lara Cervantes
Martes 17 de mayo de 2011

Pobreza, miseria, violencia, entre otros males, azotan a nuestro país, día con día. Sin lugar a dudas, enfrentamos un panorama, económico y social, con un alto grado de complejidad, favorecido enormemente por la actual política económica, y algunos factores externos. La guerra de los cárteles del narcotráfico ha sido muy costosa para el país, en términos de vidas y de desarrollo económico y social. Pero, alguna vez se ha preguntado usted, ¿cuál es la “racionalidad” económica latente, detrás de los enfrentamientos, a veces entre los mismos narcotraficantes y en otras, con la policía o el Ejército?

Para fines prácticos del análisis, simplificando algunos factores, la teoría económica puede ser aplicada al narcotráfico si éste se estudia como un negocio ordinario (aunque no lo sea). La economía administrativa considera que, para enfrentar la competencia y resolver conflictos, se requieren derechos de propiedad bien definidos y amparados por instituciones legales. En el caso del narcotráfico, esto no es factible y el mejor ejemplo son los territorios en donde operan: ¿quién les dio el derecho de considerar a esos territorios como propios?

Dada la naturaleza de este asunto, a grandes rasgos, la explotación de los “beneficios” del tráfico de drogas, pueden considerarse dentro de la problemática que representan los recursos de acceso abierto. Esto implica que, al no existir derechos de propiedad bien definidos, ni la capacidad de ejercer contratos por la vía legal, el acceso al mercado de las drogas no tiene costos de entrada (aparentemente) y muchos nuevos competidores pueden entrar a discreción por una tajada de dicho mercado. De acuerdo al estudio On the economics of the organized crime, de la Universidad de California, la competencia en el mercado de las drogas es del tipo cuasi monopolística. Por esta razón, ante la amenaza de un nuevo competidor, el monopolista buscará escarmentar a éste, advirtiéndole o erradicándolo, sin embargo, cuando ese competidor tiene la fuerza suficiente, no cabe duda de que habrá enfrentamientos y se iniciará una disputa por el territorio, dando origen a una guerra entre narcotraficantes.

De acuerdo a un estudio de la Universidad de Columbia, los enfrentamientos entre grupos antagónicos (en el corto plazo) provocan una caída en el precio de la droga, el cual se explica por el temor de los consumidores a quedar atrapados en un enfrentamiento, o bien, el de ser arrestados por el incremento de la vigilancia policiaca. Situación que genera pérdidas a los traficantes, a sumar éstas a los pagos de sicarios, compensaciones por la muerte de un miembro del cártel y funerales, etcétera.

Esto puede explicar el por qué existe tanto ahínco por los grandes cárteles de la droga, para incrementar su participación en los diversos territorios de nuestra nación. Ahora bien, respecto a los sicarios, éstos, en tiempos de guerra, perciben un ingreso mayor al promedio habitual. De hecho, los miembros de estas organizaciones criminales experimentan una competencia tipo torneo, en donde todos buscan escalar posiciones con el fin de obtener mayores beneficios económicos pero, al final, sólo algunos los obtienen.

Así se provoca el que, en tiempos de guerra, los enfrentamientos sean violentos, en extremo, con el fin de que el sicario pueda enviar señales de su productividad a los altos mandos y subir un peldaño más en la jerarquía de la organización, si sobrevive.

Estimado lector, mi intención con este artículo, es presentarle exclusivamente la posible racionalidad económica usada por el crimen organizado en tiempos de confrontación, la ausencia de datos duros se justifica porque generar información de los precios de la droga y de los salarios y erogaciones de los cárteles es de alta dificultad.

Aunque a partir de lo anteriormente expuesto, se puede concluir, en general, que los narcotraficantes al manifestar una naturaleza depredadora, no buscan invertir para producir, sino lo hacen para apropiarse y enajenar. Se apropian de nuestros recursos, se apropian de nuestros espacios y sobre todo, enajenan nuestra libertad.
http://ntrzacatecas.com/editoriales/opinion/2011/05/17/economia-del-crimen-organizado-la-guerra-de-los-narcos/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada